Home

Albricias desde LOCOmbia

Ennieteciendo, El Colombiano, feb. 14

mellizos mamá canguroPor fin pasamos del amor por Skype con nuestros nietos australianos al contacto físico; de la fría caricia cibernética a catorce mil kilómetros, a besos en los cachetes. Como la montaña no fue a ellos, los mellizos Mateo y Patrick vinieron a la montaña desde Melbourne.

No fue fácil para los abuelos paternos darles el amor represado durante ocho años. Cada vez que pasaban por nuestro lado los acosábamos a punta de picos y abrazos.

Nos saludaban en su naciente español: “Hola, abuela” o “abuelo”, y en ese momento nacía una estrella. Los abuelos tercermundistas revirábamos con el clásico “I love you”, aprendido a marchas forzadas en el Duolingo. Read More »

El desplante de Belisario y Dalita

belisario y dalita jetNo le debo un peso a San Valentín; ni me lo debe. Pero que la celebración en USA del día de los enamorados sea un pretexto para que los cultivadores cuadren caja vendiendo hartas flores… y  para recordar la vez que dos tórtolos, Belisario Betancur y Dalita Navarro se “abstuvieron” de invitarme a su segunda boda .od

 

El desplante de Belisario y Dalita

 

Jamás imaginé que Belisario Betancur y Dalita Navarro me fueran a hacer la guachada de no invitarme a su “mártirmonio”. La negriada dejó mi vanidad en el piso. Read More »

Sueño bogotano (Columna Otraparte, El Tiempo)

candelaria dibujoSucedió hace cincuenta años y monedas. Éramos cuatro los caballeros: Muñoz, Uribe, Flórez y Domínguez. Todos amábamos el vino, la mujer y el juego como en el famoso poema de Alberto Ángel Montoya. También amábamos el azar. Nos regíamos por la vieja divisa: “La fortuna ayuda a los audaces”.

Medíamos el éxito por la capacidad de hacer dinero. Ambiciosos, nos gustaba más la plata que comer con la mano. Teníamos un sueño: el billete que nos esperaba en la remota y fría plaza bogotana.

Fuimos apoteósicamente despedidos. Los patos y vagos del andén de Envigado, donde vivíamos, ajedrecistas, billaristas, crucigramistas, chanceros, soñadores, futbolistas, malandros de buena ley, nos despidieron con una consigna: vuelvan  con plata. Read More »

Sapos modelo 2019 (Columna Otraparte, El Tiempo, feb. )

tasti-macchina-da-scrivereInformantes los llaman en la nueva semántica oficial. A espaldas de las ranas, Mockus prefiere el eufemismo “croactivos”. En pésimo latín son los “Batracius colombianesis”.

Los podemos uniformar con la voz sapos. En  nuestro medio se dan silvestres. De lejos, hay más de un millón de estos especímenes del zoológico nacional que tampoco cobran.

No dejar morir el arte de mentir, sugería el cascarrabias del Mark Twain, quien no resistiría una frase corta con tres verbos en infinitivo. (Disculpas, Mr. Mark).

Estos lapsus humanos de ojos saltones y boca como una alcantarilla, cambian el débil mentir por el sustancioso y dañino calumniar. Conjugar ese verbo, llevarlo a la práctica, les sube las defensas. Read More »

ajedrez en la selva profunda

guillermo anguloCasi sin excepción quienes, después de haber estado secuestrados, regresan “a la civil”, después de haber sufrido (algunos pocos gozado) de un forzoso sabático por cuenta de los alebrestados en armas, cuentan que entre sus mínimos y liberadores pasatiempos estaba elajedrez. También el parqués, el dominó y las cartas daban tranquilidad en medio de la zozobra. Había en las partidas de los retenidos (léase secuestrados) un tufillo antideportivo: los secuestrados querían demostrar que, al menos para el ajedrez, eran mejores que los farcos y trataban de ganar a toda costa. En ambos bandos había buenos, o mejor, esforzados jugadores.

Anguleto y la paz

El maestro Guillermo Angulo (Anguleto lo bautizó su amigo Nobel), fue el encargado por el entonces presidente Belisario Betancur de escoger a los doce amigos más próximos a García Márquez para que lo acompañaran a Estocolmo a recibir el premio, enfundado en su blanco liquiliqui, que él insistía en llamar “cotoneta”. Con razón, Gabo se negó a escoger sus doce mejores amigos aduciendo: “del décimotercero en adelante, me van a odiar”. Y el presidente, por razones políticas, tuvo un pensamiento similar. Entonces al alimón dijeron: “Que los escoja Anguleto, que tiene el cuero duro”. Read More »

Los peorcitos (El Colombiano)

eln rueda de prensaAsí como acaban de entregar los premios a los peores del cine, comparto mi lista de lo peorcito que produce la tierra en diversos ámbitos:

Fuera de concurso el ELN. Solo seis personas rechazan su modus operandi: yo, tú, él… La arcaica guerrilla estrenó año con otra multinacional del terror: el ataque suicida. Decidieron fragmentarse para mejorar su capacidad de causar daño. Los hay duchos en dinamitar oleoductos, secuestrar, traficar con perica. Desde enero perdieron todos los semestres del año. Me copio de quienes son duchos en ignorarnos en la calle, y andaré con WAZE para evitar encuentros de cualquier tipo con algún eleno.

El presidente Trump arrasó con el premio al peor tuitero. Y pensar que todavía le faltan dos años de gobierno en el que ha hablado bastante del muro y nos hemos enterado de sus audacias de alcoba por fuera de sus epístolas. Trump madruga a tuitear y nos arruina los tres golpes diarios. Read More »

Mensaje a Vladdo

vladdo 2018Don Vladdo, salud.

Leyendo reciente columna suya en El Tiempo sobre su participación en el Hay Festival de Jericó, Antioquia, descubro que usted no sabe quién soy yo.
Tampoco sabe quién soy yo su anfitriona, Amalia de Pombo, mandamás del Hay. Y menos lo sabe el garufa del Pascual Gaviria con quien habló sin que el respetable abandonara la sala.
Nadie se retiró porque Jericó es tierra fértil para la libre expresión y el lugar preciso para echar paja. Allí brotan cachadoras (conversadoras) tan certeras que ellas mismas se hacen visita. Una sola señora hace quórum y arma un croché.
Recuerda su cuasicuyabra persona que Jericó es la tierra de la madre Laura. Lo que ignoran Raimundo y todo el mundo es que no fue ella la primera santa nacida en Jericó.
La primera santa es una tocaya de doña Amalia de Pombo, mi abuela Amalia Calle Botero.
Pena me da con Santa Laura, pero el primer milagro del que tengo noticia no lo hizo ella sino mi abuela. Le resumo: Cualquier día oyó por la radio que también hacía las veces de televisión e internet, que el mundo se iba a acabar. “Recemos”, ordenó. “Encoramos el santo rosario”, como se decía, y el mundo siguió su marcha. ¿Más milagro pa dónde?
Otro prodigio de la abuela: a pesar de que era muy distinta de su costilla – o por eso mismo- su matrimonio fue eterno mientras duró. Cuando dejó a su marido soltero cero kilómetros, este repitió “mártirmonio”. Es de los que pensaba que uno se casa para tener con quién hablar.
Mi abuela no necesitó –ni conoció- el mar, la lúdica, la televisión, internet. En cambio, tuvo diez hijos, incluido el tío Pacho quien hace 50 años me rescató del frío bogotano, pagó la cuenta en el inquilinato donde vivíamos y me regresó a casita. Agradecido muy.
Mamá Amalita poco sonreía. Era misteriosa como un carriel jericoano parecido al que le regalaron. O que usted compró.
Sospecho que para la foto oficial de matrimonio tuvieron que llevar a un pintor de brocha frágil que la vio, se la grabó, después la dibujó y la pusieron al lado la foto de su marido, mi abuelo Carlos Dominguez Vallejo, de El Retiro, un gozón que nunca “abdicó” de su bigote a lo Chaplin.
Despedían la jornada diaria con una pantagruélica comida (no nacimos pa aguantar filo) a las cinco en punto de la tarde, jugando tute con su esposo y rezando rosarios kilométricos para mantener a Dios de su lado. Y no cuento más milagros porque queremos santa para nosotros solitos.
No le quito más tiempo, don Vladimiro. Ahora sabe quién soy yo… Y mis respetos a Aleida.
Read More »

Mensaje al caricaturista Vladdo

abuelos amalia y carlos 001Don Vladdo, salud.

Leyendo reciente columna suya en El Tiempo sobre su participación en el Hay Festival de Jericó, Antioquia, descubro que usted no sabe quién soy yo.

Tampoco lo sabe su anfitriona, Amalia de Pombo, mandamás del Hay. Y menos lo sabe el garufa del Pascual Gaviria con quien habló sin que el respetable abandonara la sala.

Nadie se retiró porque Jericó es tierra fértil para la libre expresión y se puede echar paja sin miedo. Allí brotan cachadoras (conversadoras) tan certeras que ellas solas se hacen visita. Una sola señora hace quórum y arma su croché. Read More »

Solitarios del ajedrez (Publicado en El Colombiano)

maracaibo ajedrezTienen el club de ajedrez por casa y los 64 cuadros blancos y negros por cárcel. Llegan con los primeros jaques del día y se evaporan a regañadientes con los postreros mates.

Pagarían por dormir en esos sitios que son su vida. Sueñan con días eternos porque saben que en la noche tendrán que asilarse en su cambuche de cero estrellas.

Con cara de enroque largo imploran que les permitan quedarse. Su alegría está en el mundillo blanco y negro.

Son la sal del juego que les permite reencarnar en cualquiera  de las 32 piezas. Es su forma de celebrar el milagro del ajedrez que les da estatus, los exonera del olvido.

En su honor es lícito repetir un lugar común: Si el ajedrez no existiera los solitarios lo habrían inventado. El matusalénico juego es su modus vivendi, jugandi, comiendi, para decirlo en gerundios pecaminosos. Read More »