Home

Albricias desde LOCOmbia

Regreso al barrio de la infancia, El Colombiano, oct. 17

aranjuez 50Ax92 (b)Deshaciendo pasos: (2)

Regreso al barrio de la infancia

El viejo barrio Aranjuez se ha empequeñecido con el tiempo como sucede con la gente cuando envejece. Soy uno o dos centímetros más chiquito en relación con la estatura que figura en la cédula. Podrían detenerme por falsedad en documento público.

Sería la segunda vez que pague cana. La primera fue cuando me metieron a la bola (carro de la policía) por jugar fútbol en la calle. A punta de lágrimas me ahorré tenebroso “abogánster”, o abogados de los que posan sonrientes  para la foto al lado del prominente cliente.

Sigue en su sitio la escuela José Eusebio Caro. Visité  la esquina donde pegábamos el grito de independencia doméstico. La cuadra era la patria chica de todos. Allí aprendimos a decir palabrotas, a juntarnos con malas compañías y a desobedecer. La clásica universidad de la calle. Read More »

El circo del sol de los pobres

picardiaPor primera vez coincidirán a partir de este 9 de octubre en Medellín el circo más rico y el más pobre del mundo. Los une el cordón umbilical de la carcajada. Los separan los rendimientos económicos. Y la burocracia que maneja cada uno.

El primero es el famoso “Circo del sol”, canadiense. Su antípoda colombiano, pobre pero honrado a la hora de arrancar sonrisas, es el circo “Picardía”, de Medellín.
Al circo primermundista le va tan bien que su dueño, Guy Laliberté, no se inmutó y pagó 24 millones de euros por un fugaz viaje alrededor de la tierra, desde donde contempló este circo que integramos más de siete mil bípedos como primerísimos actores.
Pedro Antonio López, el payaso Picardía, es el fundador, gerente, jefe de relaciones públicas, coach transaccional, creativo y afines de una multinacional del humor proletario que opera en los barrios populares de Medellín. Read More »

ABC del elector; Perfil del arribista

ilona votandoEl siguiente es una especie de manual mínimo para tener en cuenta a la hora de votar, rechace imitaciones:
El candidato de sus entretelas deberá garantizar que si tocan a la puerta de su casa en la madrugada es un amable y bien trajeado testigo de Jeová o un vendedor de pararrayos, pero nunca la policía que busca su computador para mirar con lupa su intimidad de bandido.
En el caso de los cuerpos colegiados se compromete a no capar sesiones. Trabajará con impetuosidad de primíparo, o de sujeto que está a punto de perder la virginidad. Nada de disculpas médicas hechizas: que se enfermó del ego, que le dio jaqueca, que estaba con la mujer del prójimo. O con el prójimo.
Señor candidato: ¿Ya presentó su declaración de renta? Que termine su tarea tan pobre o tan rico como llegó. O sea, nada de aprovechar su cuarto de hora en las alturas del poder para llenar su bolsa. Read More »

Manual para viajar con señoras

Iescocia 001n illo tempore, no se permitían paseos de muchachos sin señora responsable a bordo para evitar cualquier exceso, por ejemplo un beso. La chica podría quedar ligeramente embarazada.

Pasados muchos años y por capricho del azar formé parte de un tour por Gran Bretaña. Yo era el único macho.
Como no soy egoísta ni escaparate de nadie, pongo al servicio de la humanidad la experiencia que viví con cuatro espléndidas damas durante ese periplo.
De sus nombres no debo acordarme, fundamentalmente porque discreción obliga. Además, silenciando nombres, no me expongo a que me pregunten en alguna piñata: “¿Y fulanita de tal ronca?”.
Empecemos. Para estar al frente de un combo de estos, el hombre debe tener ganas … pero no mostrarlas. Nada más lamentable que un fulano al que le chorrea la baba. Así no levanta ni pa’l bus.
Conviene que al sujeto tampoco se la vaya la mano en aplomo porque podrán decir de él que tiene el mismo gusto de todas ellas: que le gustan los hombres
Viajar por Europa, básicamente, es arrastrar maletas. Las damas valorarán en su justa dimensión su capacidad de maletero que se restea para que ellas no se rebajen a menesteres subalternos. Read More »

En la muerte de un reportero: Javier Darío Restrepo

javier dario m19Javier Darío Restrepo, fallecido el domingo 6 de octubre en Bogotá, tenía respuestas para todas las preguntas sobre el oficio periodístico. Ejerció un periodismo que sirvió de norte, sur, oriente y occidente a sus colegas. No tuvo enemigos a la izquierda ni a la derecha. Fue tan buen periodista como buena persona, según lo postulaba otro grande, el polaco Ryszard Kapuściński.

Reivindicó su condición de reportero cuando le adjudicaron el Premio de Periodismo Simón Bolívar por su vida y obra al pie de las cuartillas. La Universidad de Antioquia le adjudicó el Premio nacional de la cultura por reconocimiento. Fue premio a la excelencia del Premio García Márquez. Era infaltable en los festivales Gabo de Medellín. Asistió al que terminó hace tres días. (Al fondo, de bastón en el que apoyaba su integridad, el “cura” Javier Dario en el festival del 2018)

Rechazó la dirección de varios medios de prensa porque se sentía más cómodo ejerciendo el oficio de reportero y la magistratura periodística.

Fue conferencista dentro y fuera del país, Defensor del lector de los diarios El Tiempo y El Colombiano, y prestó sus luces en los últimos años en la Fundación Gabo. No le quedaba grande el rótulo de conciencia ética del oficio. Sus colegas interrumpimos el ocio dominical para darnos el pésame. A manera de despedida, a muchos se nos “piantó un lágrimón” espiritual en su memoria.

Alguna vez lo entrevisté para la revista Pulso de la Universidad de la Florida: Read More »

En busca del cine perdido (El Tiempo, sept. 21/19)

selfi cinematecaEl cierre de la proletaria Cinemateca Distrital me dolió en el sitio donde bosteza la nostalgia. Cerró su ciclo pero me quedó debiendo tres mil pesos, cincuenta minutos y las películas Los Primos, de Chabrol y La Diligencia de John Ford. Espero que esa deuda la asuma la empingorotada Cinemateca Bogotá.

Para hacer valer mis derechos pienso contratar los servicios de un buen leguleyo  que sea también cantante, truco patentado por James Rodríguez. Si pierdo, al menos tengo quien cante en la fiesta de la corrida de un catre.

La triple deuda tiene telarañas. Pagué 500 pesos por ver Los Primos y 2.500 por La Diligencia. En el primer caso deserté porque pasados cincuenta minutos no había empezado. La puntualidad está en el adn de las cinematecas. Menos mal artistas callejeros, incluidos Blacky y su derruida guitarra, nos alegraron la velada. Read More »

Preguntas a los candidatos,El Colombiano,oct. 10

paloma pabloSeñor candidato, sírvase responder el siguiente cuestionario en la intimidad de ese silencioso siquiatra llamado almohada:

¿Está listo para devolvernos el día después de elecciones el paisaje urbano contaminado con toda clase de retratos, eslóganes, promesas, sonrisas…?
¿En la noche archiva los seis pares de músculos que intervienen en la sonrisa y activa los demás para descansar del estrés que produce presumir del sabelotodo que envidiaría Wikipedia?
¿Si lo derrotan promete no lucir el día después de elecciones en casa y en la calle cara de retrato hablado, de prontuariado, de N.N?
¿Tiene apuntada en un papelito la definición de derrota de Saramago por si las moscas: “La derrota tiene algo positivo: nunca es definitiva; en cambio, la victoria tiene algo negativo: jamás es definitiva”?
¿Tiene principios pero si no les gustan a sus electores está dispuesto a cambiarlos por otros como postulaba Marx (Groucho)?
¿Celebró la ética y la estética de El Colombiano de aclarar que la foto que el presidente Duque presentó ante los cacaos de la ONU no fue tomada en el vecindario venezolano sino en el Cauca grande? ¿Lo mismo otras tres fotos que la “inteligencia militar” le vendió al César criollo como tomadas en Locombia?
¿Ya presentó su declaración de renta para que los electores sepamos cuántos pesitos tiene y con cuántos regresa al asfalto?
¿No nombrará amigos ni adjudicará apetitosos contratos para pagar favores recibidos en esta campaña que a cualquiera dejaría sin plata pa’l bus?
¿Promete que tampoco escurrirá el frasco de la mermelada burocrática para dejar bien parqueados a sus compinches?
¿Jura por su gato que no hará borrón y cuenta nueva y que habrá continuismo donde sea necesario como lo ha prometido el de Fico, a quien tienen empapelado contratistas que se sienten presionados para votar por él?
¿Rejura por su perro que no son suyas las cámaras hechizas encontradas en la sede de la campaña del dueño del estresante sombrero del que dijo Uribe que casi le da la vuelta a la manzana?
¿Recontrajura que si tocan a su casa en la madrugada puede ser la vecina apetitosa que mira con ojos golosos en la claustrofobia del ascensor y no la policía interesada en hurgar en las tripas de su computador?
¿Está listo para cambiar el antipático sistema de fotomultas por mockusianas sanciones como escribir planas de cien en mandarín con textos como este: Respetaré las señales de tránsito como a mí mismo?
¿Anda con GPS para evadir corruptos que se quieren sumar al vencedor para hacer de las suyas a costillas del horario, perdón, del erario público?
¿Detesta la democracia de los ochocientos o mil consultados en encuestas pagadas en ocasiones por los interesado, y prefiere la clandestina democracia del azar que se expresa en las urnas?
¿Está comprometido hasta el tuétano con el proceso de paz para que no tengamos más mártires como el consejero de paz Gilberto Echeverri Mejía y el gobernador de Antioquia Guillermo Gaviria?
Si respondió afirmativamente la última pregunta, cuente con este votico.

Foto (odg)
Paloma de la paz, cerámica del maestro Pablo Jaramillo

Read More »

Pistola al señor Alzheimer

guiomar lee a invidentesMercedes Arango no sabía qué hacer con los trillones de segundos que le deparó el “pelotón de fusilamiento” de la jubilación hasta que encontró la respuesta en la lectura.

Felizmente, el azar barajó a su favor y la puso en el camino de a Abuelos Cuenta Cuentos, Acucu, de Medellín. En este voluntariado les pagan en asombros, sonrisas, dicha, zozobra y otras yerbas derivadas de la lectura de buenos textos.

“Lo bueno de leer es que cada libro es como el juego de muñecas rusas que se meten una dentro de otra”. Sostiene Mercedes.

En Comfenalco y en la biblioteca de La Floresta lee los lunes. Hay frecuente deserción de escuchas que no tienen con qué pagar el metro. Como no quiere ser la más rica del cementerio, con frecuencia financia los desplazamientos y los refrigerios.

Los miércoles el turno es para los niños de los Buen Comienzo del Barrio Cristóbal y de Belencito Corazón con su colega Flor María. De estas lecturas sale “toda babeada, moqueda y con el corazón a punto de salírseme por la emoción que me causan los enanitos”. Todos la quieren adoptar como abuela “septua-genial”. Read More »

Vidas para lelos: Vivian y Jairo; ÑAPA, 50 años tampoco son nada

bachilleres nov. 2018Filósofo y letrado de la UPB que lo becó durante toda la carrera, el escritor envigadeño Jairo Morales Henao, bachiller lasallista modelo 64, es el único que duerme con su correctora de estilo y de vida: Vivian Osorno Sánchez.

Se necesitan y extrañan sin atosigarse. Si usted mira a uno de ellos, los ve a los dos.

Se enferman y alivian de lo mismo al mismo tiempo. Y como el varón domado que se deja apellidar Morales es agrio, de sonrisa avara, ella ríe y se dobla en amabilidad por los dos.

Vivian practica la religión del bajo perfil. Suelta la lengua “con cierto ritmo y en cierta proporción”. Lectora insomne, en el último año se engulló todo Proust, la Ilíada y la Odisea,  Fausto, la Divina Comedia, Baudelaire. Read More »