Home

Albricias desde LOCOmbia

El youtuber del Alaska, El Colombiano, junio 25

gardel gustavoLa resiliencia es el arte de ser inmortales mientras estamos vivos. De esa inmortalidad está hecho el Café Alaska, de Manrique, que en 82 años ha padecido varias muertes (cierres). En ese tiempo ha cambiado de sitio una vez, del primero al segundo piso. Sin ascensor, a diferencia del de Corrientes, 3-4-8.

El primer cierre duró 9 meses, lo que tarda un embarazo, comenta Gustavo Rojas Zapata, 59 abriles, simplemente Gustavo, su administrador. El segundo sabático va por cuenta del C-19.

Hace el mejor tinto de Medellín (sostiene Rojas), lo sirve, trapea, barre, “alcapone” los discos, limpia mesas, cobra, pone las bolas de billar, paga servicios, contesta el teléfono, hace llamadas, surte el bar, mima pensionados, soporta a los vagos, es coach de borrachitos mal correspondidos, siquiatra de entusados, consiente malevos, hace campañas para que no cierren el icónico bar.

Si “todo el río está en palabra Nilo”, Alaska soy yo, podría decir. Se lo impide su sencillez. Pertenece a la socialbacanaría. Y el Poderoso DIM. Read More »

¿Parábola de cuál retorno? El Colombiano

selfi oscar encuarentenado“Ahí les dejo el cuero. Ustedes verán cómo se las arreglan sin mí”, les digo a las cuatro paredes de mi apartamento antes de salir a la calle por primera vez tras dos meses y medio de clausura.

Para disfrutar del pico y cédula me pongo el camuflado que incluye el impajaritable tapabocas, el burka occidental que da la sensación de que nos escondemos de nosotros mismos. Con la mascarilla emitimos una voz asexuada, de WAZE, hecha en el laboratorio, como ciertas caderas postizas
Para reestrenar libertad elijo la pinta que llevaré por el sistema del tin marín de dos pingüé cúcara mácara títere fue. En el ropero los trajes se mechonean para que los escoja. Pero soy libra y debo respetar los caprichos del azar.
El sombrero que se ganó el baloto de salir a la pasarela me da estrepitosas gracias. Los zapatos elegidos estuvieron torpes al principio pero pronto agarraron el paso. Read More »

Historias de bajitos, El Colombiao, mayo 28-2020

sofia dibujoLa población bajita ha padecido los rigores del encierro por culpa de la pandemia pero ha dejado oír su voz en distintos escenarios:

El abuelo de Salomón (8 años) cuenta lo que habló con su nieto por teléfono: “Abuelo, ¿alguna vez te sentiste raro en tu propia casa? Porque yo sí”.

Pregunta de un niño mexicano:
¿Si el jabón mata el coronavirus por qué no hacen vacunas de jabón?

¿Si los coronavirus no tienen ojos, cómo pueden saber dónde están las personas? Julia Orejudo (5 años, mexicano)
¿Cómo algo tan pequeño es tan poderoso que puede matar a una persona? Cedric (5 años).
“Estoy harto del coronavirus, ¿cuándo podré jugar con mis amigos? Pietro Collarino (9 años). Read More »

Chupando gladiolos, El Tiempo, junio 20-2020

gonzaloarango 001El Nobel García Márquez habría muerto del susto si en vida le hubieran dado la falsa chiva de su fallecimiento como le pasó hace poco al excandidato Horacio Serpa. Las redes informaron que había viajado con bigote y todo al Walhalla de los masones muertos.

“… me encuentro feliz con Rosita pasando la cuarentena en Bucarmanga”, trinó Serpa y se empacó su dosis personal de hormigas culonas para mantener el ánimo eréctil.
García Márquez visitó al maestro Guillermo Angulo en su “Orquidiócesis” de Tegualda, en Choachí. Don Gabriel, agüerista impenitente, no volvió cuando se enteró de que allí había muerto el expresidente Abadía Méndez. Angulo asegura que la noticia de su deceso lo habría electrocutado.
En su momento impactó la fugaz muerte de Belisario Betancur. La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, quien dio la fake news, rectificó en Twitter. Casi llega primero la rectificación. Read More »

Diccionario pospandemia, mayo 30-2020

corona sombrerosComo esta cuarentena tiene visos de eternidad conviene elaborar un diccionario que nos permita recordar para qué sirven personas o cosas:
Abuelito. 1.- Sujeto apocado, apocopado, que hay que esconder debajo de la alfombra para protegerlo. 2/ Bobo propio que tienen los nietos para todas sus vidas.
Bonsáis: Árboles en huelga indefinida de estatura.
Calle. Prolongación de la casa hasta que vino el bicho aquel y nos enclaustró.
Camuflado. Traje de pandemia utilizado por los septuageniales para protestar en la claustrofobia de las cuatro paredes.
Cosquillas. Baño turco de los pobres.
Cocuyo. Central hidroeléctrica en miniatura. Read More »

Maná cinematográfico, El Colombiano, mayo 21-2020

padre barrientosManá cinematográfico; Ñapa, El padre Barrientos

Tres empresas de película aprovecharán la coyuntura de la pandemia para revivir el cine manga. Las películas se verán desde la intimidad del carro particular para escurrirle el bulto al bicho aquel.

La vida monástica que llevamos por culpa del C-19 nos tiene conjugando verbos como leer, escribir, barrer, trapear, ventanear, comer, beber, dormir, desvelarnos, cocinar, esperar, desesperar, maldecir, rezar, aburrirnos, reír, pensar, wasapear, callar, hablar, soñar, añorar, engordar.

Muchos se reinventan, emprenden, se reciclan, se resetean. Otros indagan con qué se come la resiliencia. Vivos es lo que estamos. Eso sí, besos y abrazos al congelador.

No todas son penas. Coronavirus nos ha obligado a incrementar la cuota de cine desde la monotonía de las cuatro paredes. Read More »

Romance del gato y el ratón, El Colombiano junio 18-2020

borges con gatoLa noticia circuló hace poco en ese periódico sin rotativa que es el voz a voz, o Radio Bemba, con dicen los cubanos.

La cosa fue así: Un ratón estaba haciendo de las suyas y buscaban un gato para lo de su competencia. Lo de su competencia era convertir al roedor en bisté a caballo.
Poco importaba que el gato fuera blanco o negro. Suficiente que cazara ratones, como dicen los chinos.
No necesitaba ser de la familia de Beppo, el gato de Lord Byron. Borges, admirador del inglés, tomó prestado ese nombre para su micifús de angora.
Tampoco se le exigía que fuera discreto como Socks el gato del presidente Clinton que nunca contó que su amo, tabaco en mano, convirtió en oral el despacho Oval de la Casa Blanca. Read More »

Librero en cuarentena, El Colombiano, junio 4-2020

felipe colprensaA lo Bernard Shaw, Felipe Ossa, decano de los libreros, abandonó sus estudios de bachillerato a los trece años porque interferían con su educación. Se jugó el pellejo como autodidacta.

Ha vivido en “compañía de pocos pero doctos libros juntos”, siguiendo el soneto de Quevedo. Tiene unos ocho mil libros, dos mil menos de los que tenía su taita.

La suya es una biblioteca con casa, no una casa con biblioteca, dice su hijo Andrés. Cortázar hablaría de una vida tomada por las ficciones.

“Un libro en cualquier época o circunstancia es una fuente de placer, un goce para el espíritu que nos permite alejarnos de cualquier molesta realidad. Los libros son el rumor de mil voces que te buscan para encantarte”, comentó desde las cuatro prosaicas paredes que lo miran con una mezcla de asombro y sarcasmo. Como nos miran a todos los “abuelitos”.

A los cinco años, Ossa, quien se declara “recluso, no monje cartujo” en la actual coyuntura, se inició en la ventura y aventura de leer con las tiras cómicas. Read More »

Mamá, gracias por la Singer

luis geno matri 001Retomo una carta que le envié a doña Geno, mi amá, un año antes de su muerte. Saludos y felicitaciones en su día para las mamaes que en el mundo son. od
Mamá Geno, salud.
En otras ocasiones le he dado las gracias por prestarnos su hotel de cinco estrellas para vivir gratis durante los nueve meses que manda el manual de la gestación. No nos dolía una muela. Como no existía ese preservativo de pared llamado televisor, en casa fuimos una culecada de nueve.
Voy más atrás para agradecerle los anoréxicos y escasos telegramas que le puso a mi padre, cuando el macho alfa, su novio de entonces, se abría del parche sin dejar rastro. Read More »