Diccionario pospandemia, mayo 30-2020

corona sombrerosComo esta cuarentena tiene visos de eternidad conviene elaborar un diccionario que nos permita recordar para qué sirven personas o cosas:
Abuelito. 1.- Sujeto apocado, apocopado, que hay que esconder debajo de la alfombra para protegerlo. 2/ Bobo propio que tienen los nietos para todas sus vidas.
Bonsáis: Árboles en huelga indefinida de estatura.
Calle. Prolongación de la casa hasta que vino el bicho aquel y nos enclaustró.
Camuflado. Traje de pandemia utilizado por los septuageniales para protestar en la claustrofobia de las cuatro paredes.
Cosquillas. Baño turco de los pobres.
Cocuyo. Central hidroeléctrica en miniatura.
Fútbol. Esperanto de patadas que saca los domingos del anonimato.
Llave. Anoréxico artefacto que nos permite cambiar de mundos.
Mejilla. Lienzo de piel empleado para depositar allí buenos deseos en forma de babas.
Mar. 1. Montón de agua que se vuelve música para vivir dentro del caracol. / 2. Aguacero acostado que me pueden dar en plata.
Mundo. Al mundo le falta un tornillo pero le sobra un Trump.
Papamóvil. Chaleco religioso antibalas
Paraguas. Invento de doble faz como los traidores que sirve para escurrirle el bulto al sol o a la lluvia.
Parque. Tierra prometida a la que vamos a ejercer el encanto de ser uno más del directorio telefónico.
Periódico. “Primer borrador de la historia” que cabe por debajo de la puerta de los apartamentos sobre todo los martes.
Relojes. Imperturbables coleccionistas de segundos que “uno tras otros son la vida”.
Rigoberto Urán. Ciclista, cómico y filósofo colombiano del sentido común que nos enseñó a manejar la escoba en la era del C-19.
Semáforo. 1. Electrodoméstico que utilizan las mujeres para ponerse bellas y fatales mientras esperan la señal de avanzar./ 2.- Circo del sol callejero donde trabajadores informales hacen cabriolas para buscarle la caída al billete.
Viejo. Sujeto que puede recibir un comparendo si la ley lo sorprende pasando de la cocina donde lava los platos al comedor donde los recoge. Todo por el azar o la suerte de acumular almanaques.
Sombrero. Prótesis del varón domado que bosteza en los percheros a la espera de una segunda oportunidad.
Ventana. Audacia arquitectónica que nos permite el milagro de observar lo que sucede más allá de nuestras narices.
Zancudo. Drácula con alas que puede darse el lujo de cambiar de grupo sanguíneo.
Zugzwang. Perturbadora palabra alemana que significa que hagamos lo que hagamos la pasaremos mal.

Share this!

Subscribe to our RSS feed. Tweet this! StumbleUpon Reddit Digg This! Bookmark on Delicious Share on Facebook

Comments are closed